TiflogLibros

Jueves, 03 de abril de 2008

C:\ >Encuentros de Tiflolibros en M?xico, Costa Rica y El Salvador

Entre el 3 y el 15 de marzo he tenido la importante oportunidad de estar en México, Costa Rica y el Salvador, donde,
entre otras actividades, realizamos encuentros con usuarios de Tiflolibros y personas de diferentes instituciones interesadas en participar y acceder a
la biblioteca de Tiflolibros.

El motivo del viaje fue un proyecto que está desarrollando la Unión Latinoamericana de Ciegos, llamado proyecto Soft, en el que desde Tiflonexos estamos
participando realizando el apoyo técnico. Por medio de este proyecto se busca  crear en diferentes países de América latina, centros de servicios tiflotecnológicos,
que incluyan soporte técnico, capacitación, mantenimiento y reparación de equipos específicos para ciegos, algo similar al servicio que hemos desarrollado
aquí en Argentina en nuestra institución. La idea es que estos centros trabajemos en red y podamos así atender de forma eficiente las necesidades de toda
la región latinoamericana, donde a veces existen muchas herramientas tecnológicas que no se aprovechan al cien por ciento, o que se rompen y dependen para
su reparación de ir a Europa o Estados Unidos.

Por este proyecto se está apoyando la creación de estos servicios en México, El Salvador y Colombia. Se realizó el año pasado un curso de capacitación con
personal de las diferentes instituciones participantes, y ahora se están poniendo en marcha los diferentes servicios. El objetivo del viaje era entonces
ver qué se estaba haciendo en los centros de México y el Salvador, apoyar para resolver los problemas que se hubieran presentado y para ver como seguir
avanzando en la construcción de estos centros y de la red.

Por ello con el financiamiento de ULAC viajé a México, donde además participé los primeros días en un curso de reparación de impresoras Braille Index que
se realizó en Cuernavaca.

Y estando allí, además de trabajar gran parte del tiempo en el proyecto Soft, era importante aprovechar la ocasión para encontrarse con usuarios, para romper
con la lejanía y la virtualidad y ver los diferentes problemas, las necesidades, las ideas, todo lo que se puede trabajar en común hoy con usuarios y con
diferentes instituciones que trabajan en el campo de la discapacidad visual.

De paso de México a el Salvador, por un asar de vuelos y pasajes, tuve también la oportunidad de estar un día entero en San José de Costa Rica, donde ya
veníamos estando en contacto con diferentes personas y planeando hacer cosas para que Tiflolibros llegue a más gente, así que también aprovechamos, nos
reunimos, trabajamos, y también la pasamos bien!  

En México se organizó una reunión en una cafetería, con la invalorable colaboración de Hilda Laura Vázquez, quien buscó el lugar adecuado y ayudó, siendo
que uno no conocía para nada la inmensa pero inmensa ciudad. Allí concurrieron unas 20 personas, y estuvimos de charla, tomando y comiendo algo, intercambiando
ideas, c chismes, recibiendo muchas consultas acerca de diferentes necesidades de usuarios o ideas de cosas para hacer.

Tuvimos hasta  la presencia de una voluntaria de Tiflolibros, una de estas tantas personas que desde su casa, desde su mail, desde cualquier parte del mundo,
van aportando tiempo y ganas para que cada día hayan más libros y estén en mejores condiciones.

Fue un encuentro muy lindo y tranquilo, con mucha charla, y en el que muchas personas que eran nombres, que eran mails, tomaron presencia física, resultaron
ser gente contante y sonante que estaba ahí atrás de la computadora, del trabajo que hacemos todos los días.

Además de reunirnos y pasarla bien, hubo tiempo allí en México para el trabajo, para plantear ideas y proyectos hacia adelante, p ara facilitar más las
cosas a más personas. Así entonces estamos avanzando para firmar un convenio con una de las instituciones del distrito Federal, para que puedan inscribir
de forma local a nuevos usuarios de Tiflolibros, algo que facilita mucho las cosas, pues a veces para mucha gente no se hace fácil esto de mandar los datos
y certificados a distancia a Argentina. Este tipo de convenios ya los hemos firmado con diferentes instituciones en Uruguay, Paraguay, Chile, Perú y República
Dominicana, y dan muy buenos resultados, pues es mucho más fácil tener información y referencia de tiflolibros de manera local, acercarse a una u otra
institución e inscribirse directamente, sin tanta virtualidad.

Y nuestra idea es firmar este tipo de convenios con diferentes instituciones, trabajar con todo el que tenga ganas de trabajar y acercar la biblioteca a
más personas, ya sea facilitando el acceso, o también acercando los libros que de aquí se pueden descargar, y aportando los libros que en una institución
se digitalicen, p ara ponerlos en común a través de Tiflolibros para usuarios e instituciones de todo el mundo.

También tuve la oportunidad de participar en la inauguración del Proyecto Letras Habladas, realizado por una asociación de ciegos llamada Punto Seis, de
la cual varios de sus integrantes participan en Tiflolibros, y la Universidad Autónoma de la Ciudad de México.

Este proyecto digitaliza libros que pueden ser utilizados por estudiantes ciegos de la universidad y otras personas con discapacidad de la ciudad de México,
distribuyéndolos en CD, con el archivo de texto para ser leído en una computadora con lector de pantallas, y con el libro grabado en audio con voz sintética,
para que quien no cuenta con una computadora adaptada lo pueda leer igual en un reproductor de MP3.

Es un proyecto muy interesante, ya que han logrado contar con un importante apoyo de la universidad, y porque este tipo de proyectos hoy tienen la gran
oportunidad de trabajar en red y aprovechar al máximo los recursos, pues lo que se digitaliza allí en México, puede servir para otra universidad de cualquier
otra  parte del mundo, si logramos ponerlo en común, usar Tiflolibros como plataforma para el intercambio, y a la vez, este servicio de esta universidad
cuenta con todos los libros que ya están digitalizados en Tiflolibros.

Fue muy interesante entonces conocernos, encontrarnos, y ahora queda ponernos en lo práctico a trabajar juntos, a sumar para todos los recursos de todos,
algo que hoy nos permiten estas tecnologías.

La experiencia de Costa Rica fue muy pero muy interesante también, pues ya a la distancia, veníamos trabajando con diferentes personas en realizar tareas
allá. Con Karina Ramírez, usuaria de la biblioteca a la que muchos conocerán, habíamos contactado a alguna editorial del país, y estuvimos facilitando
la inscripción a nuevos usuarios de forma local, mientras funcionó en San José el proyecto de Red Social. Por otra parte veníamos intercambiando ideas
en cuanto a trabajo en común para difundir el acceso a Tiflolibros con Acopeg (Asociación costarricense de Perros Guía) y con Esteban Arias, otro usuario
tico de nuestra biblioteca que trabajando en el ministerio de Ciencia y tecnología tenía interesantes ideas de trabajo.

Por ello quisimos aprovechar la visita al país para convocar a todo el que tenga ganas de participar y colaborar a una reunión, en la que ver la mejor manera
de sumar los diferentes esfuerzos para trabajar en diferentes cuestiones de Tiflolibros y de acceso a los libros y la lectura en Costa Rica.

Esta reunión fue muy interesante, pues concurrieron alrededor de 30 personas, entre usuarios de la biblioteca, docentes de la escuela de ciegos, personal
de la biblioteca de la Universidad de Costa Rica, un representante de la Cámara del libro de Costa Rica y  representantes de las diferentes instituciones
de y para ciegos.

Fue muy interesante pues se trataron diferentes temas, desde la situación en cuanto a derechos de autor, las posibilidades de intercambio y puesta en común
de recursos que hoy se tienen, la posibilidad de facilitar inscripciones a Tiflolibros de forma local, las dudas de quienes ya eran usuarios, los problemas
de los niños y estudiantes para acceder a los materiales de lectura, y como hoy contamos con herramientas para optimizar el trabajo y aprovechar al máximo
cada recurso.

El representante de la Cámara del libro se mostró muy abierto e interesado en colaborar, ofreció la intervención de la cámara para presentarnos a las diferentes
editoriales del país, y el espacio de la feria del libro centroamericano que se realizará en San José en el mes de Junio, para realizar actividades de
difusión y presentar nuestro trabajo a las diferentes editoriales de toda América que participarán.

Acordamos en conformar un grupo de trabajo, formado por personas interesadas en participar, representando a las diferentes instituciones pero sin fines
institucionales de cada lado, si no con un objetivo compartido y común, el de que más personas ciegos puedan acceder a mayores opciones de lectura y acceso
a la información.

Con este grupo pretendemos trabajar de forma local el contacto con las editoriales, armar una estructura que permita que una persona con discapacidad visual
se pueda suscribir a Tiflolibros de forma sencilla y directa acudiendo a cualquiera de las instituciones de y para ciegos interesadas en participar, y
promover que las diferentes instituciones accedan a la biblioteca para descargar y distribuir a sus usuarios en diferentes soportes y formatos los libros
que hagan falta, y a la vez puedan aportar a la biblioteca los libros que digitalicen.

Es un desafío bien interesante, pues es nuestra primera experiencia en armar un grupo de trabajo local, que pueda impulsar Tiflolibros allí de forma coordinada
con nosotros en Argentina. ya les contaremos los resultados cuando se vayan dando, por ahora es algo bien interesante a lo que le tengo fe, pues contamos
con un grupo de más de diez personas, con diferentes conocimientos, habilidades, contactos, q que juntas podrán hacer muchísimo.

Luego en El Salvador se realizó una reunión en ASCES (Asociación de Ciegos de El Salvador) donde concurrieron tanto algunos usuarios de la biblioteca, como
mucha otra gente que aún no accedía y estaba interesada en conocer e inscribirse.

Aquí también pude contar cuales eran nuestras ideas de trabajo, remarcar la necesidad de trabajar con personas e instituciones locales para hacer más fácil
el acceso y la información a la gente, la importancia de que los diferentes usuarios y las instituciones pongamos en común los materiales, que además de
acceder a la biblioteca para bajar y distribuir los libros, se puedan aportar materiales producidos localmente. Fue importante poder contar con varios
alumnos de la Escuela de Ciegos del país, y contar todas estas maravillas que nos ofrece hoy el acceso a las herramientas tecnológicas.

Aprovechamos la visita para realizar de forma directa la inscripción de nuevos usuarios, por lo que ya se han agregado en esta semana nueve usuarios más
de El Salvador, un país con baja participación de usuarios aún, c como sucede en casi todos los países de Centro América.

Por esto es fundamental en estos países poder trabajar con grupos e instituciones locales, y desde aquí invitamos a todo el que tenga ganas a sumar su granito
de arena.

La verdad es que este viaje ha sido una importante experiencia, pues sirve para conocer más de cerca las diferentes realidades de América Latina, buscar
en conjunto ideas para resolver al menos parte de los problemas, sumar recursos, tirar todos para un mismo lado. Queda claro que hay muchísimo por hacer,
que aún quienes accedemos a todas estas maravillas somos muy pero muy poquitos, somos la punta del iceberg y aún queda bajo el agua mucha pero muchísima
gente con discapacidad visual que no cuenta con las oportunidades que nosotros contamos. Y para atender a estas necesidades tan grandes, es claro que hay
que sumar esfuerzos, que la tecnología nos permite un intercambio fluidísimo y la puesta en común de muchos recursos. Hoy un libro que se escanea en cualquier
parte del mundo, si se lo comparte, por una plataforma como la de Tiflolibros, puede llegar a personas e instituciones de todo el mundo, y a la vez puede
ser entonces leído en una computadora adaptada de una casa o una institución que dé acceso público a estos equipos, puede ser  convertido en archivos de
audio y llegar a quien hoy no maneja una computadora, o puede ser impreso en Braille. desde lo técnico está todo dado para aprovechar al máximo estas posibilidades
y cada recurso. Hace falta trabajar muchísimo desde lo humano y lo institucional, para que lo veamos, lo comprendamos y lo aprovechemos, y tiremos y sumemos
todos para un mismo lado.

Uy, esto suena a discurso político, pero juro que no es no más discurso, que las posibilidades están ahí a la mano, y tenemos que verlas y aprovecharlas.
Tengo muuucha fe que de este viaje, de este convertir en gente real a tanta gente virtual van a salir muchos avances, es cuestión de sumar y trabajar juntos.




                                     Pablo Lecuona


Publicado por tiflolibros @ 5:07 | 0 Comentarios | Enviar